Operación verano: reducir la grasa corporal. Parte 4

¿Por qué no puedo eliminar las grasas de mi dieta?

Como comentamos en el artículo anterior las grasas son una parte fundamental de nuestra alimentación; su papel en el adecuado funcionamiento del organismo ocupa las áreas de regulación y estructural.

Si necesitamos perder peso y reducir las grasas de nuestro organismo, debemos acudir a un médico o nutricionista que nos aconseje en nuestro caso particular. La dieta no será la misma si la complementamos con deporte que si no; y nos ofrecerán consejo acerca de qué grasas, en qué medida y en qué momento es mejor consumirlas.

Si eres deportista no debes eliminar un alto porcentaje de grasas

Cuando hacemos deporte el organismo se provee de energía consumiendo glucógeno, pero cuando éste se acaba, pasa a las reservas de energía del cuerpo, las grasas. Si estas fueran escasas entonces la energía tendría que ser liberada de las proteinas, es decir, del músculo. Como éste no es el objetivo, puesto que no queremos perder músculo, si no adelgazar estando en forma creando hábitos saludables; debemos realizar una dieta adecuada a nuestra actividad y condición física.

Dietas muy extremas provocan que nuestro organismo se adapte, de forma, que si le privamos radicalmente de grasas, cuando consumamos, guardará mayor cantidad, para las épocas en las que escasee. De esta forma, lejos de conseguir adelgazar provocamos un cambio en el metabolismo contraproducente.

Entonces, ¿cómo adelgazamos?

Es sencillo, la premisa de toda dieta es crear un déficit controlado, es decir, gastar más energía de la que consumimos. A partir de este punto, las dietas deben ser controladas por un especialista para adelgazar de forma segura y ayudarnos a construir hábitos saludables, así en el futuro mantendremos un peso y una forma física adecuada de forma más estable.

 

 

 

Anuncios

Claves para comenzar a correr. Parte 4

¿Estás pensando en salir a correr? Estas son las pautas que hay que seguir

¿Dónde, cuándo y cómo entrenar?

¿Dónde?

Esta es la parte en la que el running se vuelve un reto de infinitas posibilidades; también es donde muchos pierden la fuerza de voluntad. Cuando comenzamos como principiantes en un deporte, debemos tomarlo con calma e ir poco a poco; es más útil repartir el tiempo de correr en varios días que no darnos un “atracón”. Cuando comenzamos no debemos alejarnos mucho del punto de partida, si corremos hasta que nos cansemos la vuelta será horrible. Por ello, es mejor comenzar poco a poco e ir entrenando todo tu cuerpo y tu mente para correr.

running-2

¿Cuándo?

Tampoco hay un cuándo, dependerá de nuestra disponibilidad y preferencia personal. Si elegimos la primera hora de la mañana, tendremos al metabolismo de nuestra parte, de forma, que incrementaremos su actividad. Esta estrategia es útil si estamos pensando en perder peso. Por la tarde, sería la opción de entrenamiento de mantenimiento y ir adquiriendo una forma física saludable.

Young woman running, Sweden.

¿Cómo?

Cómo debemos entrenar, es una cuestión que debe regirse por nuestra forma física inicial y el estado de nuestro cuerpo, es decir, si llevamos mucho tiempo sin hacer deporte o nunca fuimos deportistas, debemos comenzar gradualmente desde un nivel básico. Debemos tener en cuenta también, si tenemos lesiones o las hubo reiteradamente, pues las zonas afectas son las más propensas a recaer; por tanto, si tenemos problemas que puedan afectar a nuestra forma de correr, debemos acudir a un especialista para que nos aconseje en nuestro caso particular.

correr

¿Ya has comenzado? ¿Cuéntanos tu experiencia?