Si bebes no corras

No, esto no es un intento de promover la abstinencia entre los corredores, pero sí una advertencia sobre los peligros de asociar el consumo de alcohol y los entrenamientos.

BEER2-articleLarge

Cuando bebemos una cantidad moderada, como dos latas de cerveza o tres vasos de vino, el alcohol se absorbe en el sistema digestivo y cae en nuestro torrente sanguíneo con el fin de ser metabolizado y expulsado finalmente. Este proceso de metabolismo del alcohol es también un estrés fisiológico para el cuerpo e interfiere directamente en nuestra condición física. Sigue leyendo