5 consejos para mejorar tu técnica en running

Con una buena técnica para correr evitamos lesiones y pérdida de energía; es por ello que, cuando nos iniciamos a este deporte, lo primero en lo que insisten los entrenadores personales es en la necesidad de aprender a correr.

  • En primer lugar, la postura; mira hacia adelante y alinea todo tu cuerpo con los pies. Un ejercicio que te puede ayuda es imaginar que tu cabeza está sostenida por una cuerda; así pues debemos mantener la barbilla alta y la vista al frente. No debemos mirar al suelo para no cargar las cervicales.
  • Los hombros deben estar relajados y abajo, de esta forma, liberamos la tensión en la zona alta de la espalda y nos ayuda a mantener una postura adecuada de la espalda.
  • Los brazos los balanceamos hacia el pecho y la cadera, al estar en movimiento nos ayuda a avanzar, además los ejercitamos también haciendo este deporte más completo. Las manos deben estar relajadas, ayuda al movimiento y evita que cansemos esos músculos, centrando nuestra concentración en correr-

  • La pisada es una de las técnicas más complicadas. En primer lugar, debemos insistir en qué un médico analice nuestra pisada para poder corregir los defectos con plantillas. Posteriormente, debemos practicar la pisada para interiorizar la técnica. No debemos centrar la pisada en los dedos de los pies, de esta forma, sobrecargaremos los gemelos; por otra parte, si lo hacemos en los talones sufre nuestro cuerpo entero pues nos obliga a adoptar posturas incorrectas. La pisada debe centrarse en el antepié, seguida de una ligera flexión de rodilla, reduciendo el impacto en nuestras articulaciones.
  • El cuerpo debe estar alineado hacia el final de la zancada, tu pie debe estar en línea con el suelo, detrás de la rodilla, que a su vez, tiene que estar debajo de la cadera. Para adoptar esta postura deberemos inclinarnos un poco hacia adelante. De esta forma, el movimiento será más efectivo y evitamos el sufrimiento articular y muscular.
Anuncios

Cinco consejos para empezar a correr

Cinco consejos para comenzar a correr

Siempre que queremos empezar a hacer ejercicio, lo primero que se nos viene a la mente es “a partir de mañana saldré a correr todos los días”. Pero la realidad, lamentablemente, es otra y al final terminamos por dejarlo, ya sea por aburrimiento o por cansancio. Por ello, desde Axpe Consulting, os dejamos cinco consejos que te vendrán muy bien para tener esa continuidad que tanto nos falla:

1. Ponte metas creíbles.

La mayoría de las veces, cuando comenzamos a correr, nos ponemos como tarea estar corriendo durante X minutos sin parar. Sin embargo, la exigencia que nos colocamos suele ser superior a nuestras fuerzas y hace que lo acabemos abandonando por falta de motivación. De esta forma, tenemos que ser conscientes de nuestras limitaciones e ir poniéndonos metas a superar. Por ejemplo, durante una semana correr 15 minutos seguidos y después aumentar a 30.

2. No te olvides de estirar 

Mucha gente se olvida que los estiramientos forman parte de la rutina de los ejercicios, pero realmente son fundamentales, ya que favorecen y permiten que los músculos estén en buena forma. Debemos acostumbrarnos a realizar diferentes estiramientos tanto al principio como al final del entrenamiento. Eso sí, nunca deben ser dolorosos, sino lentos y relajados.

3. Utiliza unas buenas zapatillas

En el el running se necesitan unas zapatillas específicas para correr correctamente. ¿Por qué no podemos usar cualquiera? Porque cada calzado está fabricado para un tipo de superficie. Es el elemento más importante y el que te va a ayudar a no tener ninguna lesión muscular, además de resultarte mucho más cómodo usar unas zapatillas fabricadas para dicho fin. En nuestro blog puedes encontrar distintos análisis sobre zapatillas para correr.

4. El ritmo lo marcas tú.

Cuando salimos a correr acompañado, solemos intentar no quedarnos atrás con respecto a la persona con la que vamos. Así, en la mayor parte de los casos, terminamos corriendo a una velocidad superior a la que podemos mantener. Este es un error muy frecuente que debemos cambiar, ya que eres tú el que se debe sentir cómodo y de esta manera ir poco a poco aumentando el ritmo. ¡No te preocupes de ser más lento que otros!

5. Corre por distintos lugares

Seguro que todos hemos escuchado alguna vez eso de que correr en la cinta se hace muy aburrido. Tranquilo, para no cansarte de hacer siempre lo mismo, puedes ir combinando los días de correr en una máquina y los días de salir a hacer running por tu ciudad. El objetivo no es otro que hacer algo diferente para que la rutina no te llegue a saturar.