Chi Running

Chi Running, una nueva tendencia

La mezcla entre Tai chi y running: tomar consciencia del cuerpo

  • ¿Qué es y cuándo surge el Chi Running?

El ChiRunning nace en 1999 de la mano del estadounidense Danny Dreyer. Descubrió que algunos de los principios por los que aboga el Tai Chi podían ayudarle a conseguir sus objetivos en el running y las carreras; desde la necesidad de un enfoque más consciente y responsable con nuestro cuerpo, desarrolla la teoría de esta técnica introduciendo principios como la eficiencia del movimiento, la flexibilidad y la relajación, propias del Tai Chi, al running.

  • Sus comienzos

El Chi Running está en boga en Estados Unidos, es una de las tendencias más influyentes pues ofrece un planteamiento consciente para un running más eficiente. De esta forma, unimos mente y cuerpo para conseguir los beneficios del deporte sin tener dolor o generar lesiones.

  • ¿Cómo lo definen algunos de sus entrenadores?

“El ChiRunning combina la concentración interna y el movimiento fluido del Tai Chi con la potencia y la energía del running para dar como resultado una forma de correr más eficiente energéticamente”. asegura Rebecca Smith, entrenadora de Chi Running. “De esta forma, la combinación de Tai Chi y Running, dos disciplinas tan aparentemente tan diferentes, tiene como objetivo hacer la carrera más consciente, disfrutando del proceso. Así, tomas consciencia de tu cuerpo y de todos tus movimientos, para canalizar mejor la energía y evitar lesiones.”

“Es una forma mucho más fácil y benigna de correr”, explica Rafael Izquierdo-y añade- “El ChiRunning persigue dos objetivos: evitar lesionarse y evitar esforzarse. Es decir, ser lo más eficiente posible para que correr no sea muy cansado. Con la incorporación de aspectos del Tai Chi lo que se busca es técnica de carrera, es decir, se incorporan elementos que te van a ayudar a correr mejor”.

  • ¿Qué aporta el Tai Chi al running?

Cuando practicamos running nuestra concentración nos crea una sensación de burbuja frente al mundo. Con la introducción del Tai Chi conseguimos generar una mayor conciencia de nosotros mismos, llegando a la meditación; de esta forma, no solo obtenemos beneficios físicos si no que ganamos en fortaleza mental.

 

5 consejos para mejorar tu técnica en running

Con una buena técnica para correr evitamos lesiones y pérdida de energía; es por ello que, cuando nos iniciamos a este deporte, lo primero en lo que insisten los entrenadores personales es en la necesidad de aprender a correr.

  • En primer lugar, la postura; mira hacia adelante y alinea todo tu cuerpo con los pies. Un ejercicio que te puede ayuda es imaginar que tu cabeza está sostenida por una cuerda; así pues debemos mantener la barbilla alta y la vista al frente. No debemos mirar al suelo para no cargar las cervicales.
  • Los hombros deben estar relajados y abajo, de esta forma, liberamos la tensión en la zona alta de la espalda y nos ayuda a mantener una postura adecuada de la espalda.
  • Los brazos los balanceamos hacia el pecho y la cadera, al estar en movimiento nos ayuda a avanzar, además los ejercitamos también haciendo este deporte más completo. Las manos deben estar relajadas, ayuda al movimiento y evita que cansemos esos músculos, centrando nuestra concentración en correr-

  • La pisada es una de las técnicas más complicadas. En primer lugar, debemos insistir en qué un médico analice nuestra pisada para poder corregir los defectos con plantillas. Posteriormente, debemos practicar la pisada para interiorizar la técnica. No debemos centrar la pisada en los dedos de los pies, de esta forma, sobrecargaremos los gemelos; por otra parte, si lo hacemos en los talones sufre nuestro cuerpo entero pues nos obliga a adoptar posturas incorrectas. La pisada debe centrarse en el antepié, seguida de una ligera flexión de rodilla, reduciendo el impacto en nuestras articulaciones.
  • El cuerpo debe estar alineado hacia el final de la zancada, tu pie debe estar en línea con el suelo, detrás de la rodilla, que a su vez, tiene que estar debajo de la cadera. Para adoptar esta postura deberemos inclinarnos un poco hacia adelante. De esta forma, el movimiento será más efectivo y evitamos el sufrimiento articular y muscular.

Errores comunes cuando corremos. Parte 2

Los errores pueden ser tanto en la psicología del entrenamiento cómo en la técnica que estamos utilizando para correr. El running es un deporte muy completo y de apariencia sencilla, pero como en todos los deportes, necesita de aprender y practicar. Te contamos algunos de los errores más comunes cuando practicamos running.

Errores en la técnica del entrenamiento

  • Los brazos y hombros deben estar relajados y ayudando en el movimiento natural de cada zancada.
  • Correr con el tronco flexionado puede producir dorsalgias y lumbalgias. Es necesario intentar llevarlo recto.
  • La pelvis y el tronco deben entrenarse con ejercicios de flexibilidad para que su adaptabilidad a los cambios de inclinación del terreno sean los óptimos.
  • Los ejercicios de estiramiento deben ser una parte importante de nuestro entrenamiento; si después de correr no estiramos correctamente, los músculos pueden rotar nuestra cadera, generando tensión a  los cuadriceps, los isquiotibiales, los aductores, los abductores, los bíceps femorales y otros músculos de esa misma zona.

  • Las rodillas soportan el mayor número de lesiones de un corredor, para evitarlo es necesario un buen desarrollo muscular que equilibre de forma adecuada la rodilla en la carrera. Este trabajo se debe hacer con pesas o con gomas.
  • La pisada debe ser la correcta o lesionaremos tanto el tobillo como la rodilla o la cadera. Una mala pisada nos obliga a cambiar la posición adecuada del cuerpo, por ello, es importante analizar nuestra pisada para corregirla con una buena zapatilla o plantilla.
  • En las zancadas al correr debe haber una alineación tobillo-rodilla, para que las fuerzas que generamos en cada una sean repartidas adecuadamente por los músculos y articulaciones.

 

Errores comunes cuando corremos

Los errores pueden ser tanto en la psicología del entrenamiento cómo en la técnica que estamos utilizando para correr. El running es un deporte muy completo y de apariencia sencilla, pero como en todos los deportes, necesita de aprender y practicar. Te contamos algunos de los errores más comunes cuando practicamos running.

Errores en la psicología del entrenamiento

  • El error más universal de todos los corredores nuevos es la impaciencia. Éste es un problema que hay que atajar lo antes posible pues, querer ver resultados nada más empezar nos llevará a forzar nuestro cuerpo con un entrenamiento superior al que le corresponde consiguiendo el efecto contrario. Otro error derivado de la impaciencia es el querer recuperarnos antes de tiempo, entrenar requiere fuerza de voluntad pero ésta no nos debe llevar a correr lesionados o enfermos.

  • El siguiente error más común es no seguir el entrenamiento. Los corredores más nuevos sufren ciclos de motivación donde un mes entrenan de más y otro la pereza y el dolor muscular hacen que no entrenen. Tras una revisión médica y un plan de entrenamiento, debemos seguirlo con fuerza de voluntad, tomando los días de descanso, no corriendo lesionados, pero tampoco cayendo en excusas porque no vemos resultados inmediatos.

  • Ignorar el dolor. El dolor es la forma que tiene nuestro cuerpo de comunicarnos que algo no está bien. Si sentimos agujetas no pasa nada, es normal los primeros días hasta que el cuerpo se acostumbra. Sin embargo, si el dolor es diferente entonces debemos averiguar de dónde procede y cómo solucionarlo visitando a nuestro médico antes de que la lesión sea más grave o se vuelva crónica.

¿Cuáles has cometido al iniciarte? Mañana te contamos los errores más comunes en la técnica.

Running y Semana Santa

Parece mentira que ya llevemos cuatro meses de 2017, pero poco a poco el tiempo pasa. Llega la Semana Santa y con ella, las torrijas, las cañas, las reuniones, los amigos y las vacaciones. ¿Qué hacemos con el running?

  • No te obsesiones. Si eres de los que tienen pocas vacaciones al año, úsalas para recuperarte y hacer caso a tu familia y amigos.
  • Si te ves con fuerzas para entrenar un poco, lo mejor es hacerlo en compañía, puedes quedar con amigos o con tu pareja para correr una horita por una ruta bonita de la ciudad en la que estés.

  • A no ser qué tu médico específicamente te lo haya prohibido, puede caer una torrija, disfrútala.  Si somos demasiado estrictos terminaremos dejando el entrenamiento.
  • Si estás en una ciudad nueva de viaje, una mañana de running cómo forma de turismo puede ser muy divertida. Puedes planificarla o improvisar un poco, lo importante es que corramos de forma segura y con las zapatillas adecuadas.

  • Cuidado esta Semana Santa que está haciendo calor, evita las horas centrales del día. Por otra parte, como quizás comamos un poco en exceso, asegúrate de hacer bien la digestión antes de salir a correr.

¿Preparados? Pues felices vacaciones y feliz Semana Santa

10 Claves para mantener la motivación en el running. Parte 4

Cuando llevamos mucho tiempo corriendo la monotonía nos puede invadir generando una falta de motivación. También puede ocurrir que nos estemos iniciando, este momento es clave, porque necesita mucha motivación para entrenar pues aún no vemos los resultados positivos pero si las agujetas. Te contamos algunos trucos para mantener la motivación cuando corremos.

  • Analiza los errores de forma constructiva

Evitando un auto reproche o un análisis poco saludable; localizar los errores que comentemos son una gran oportunidad para mejorar. Enfocado de esta manera de ayudará a aceptar que los errores son parte del aprendizaje y nos ayudan a progresar cada día. El objetivo es ser mejor, pero pasa por entender los errores como parte de este proceso.

  • Diviértete haciendo lo que más te gusta: correr

En la mayor parte de los casos corremos para estar en forma y saludables. Por ello, la diversión es un punto clave, ayudamos a la mente a liberarse del estrés del día a día, de forma que con un poco de ejercicio reconfortamos mente y cuerpo. Si no te estás divirtiendo es porque estamos obsesionándonos con mejorar y entrenar; cuidado con llegar a este punto, pues terminaremos por dejar de correr o por asumir comportamientos poco adecuados para nuestra salud (como forzar demasiado nuestro cuerpo, correr estando enfermos o de mayor intensidad de la recomendada). Para no perder el norte, recuerda tus inicios, por qué empezaste a correr, qué es lo que te gusta de este deporte, cuál es la diversión que veías en ello y que ésta siempre sea tu esencia.

¿Nos vamos a correr?

10 Claves para mantener la motivación en el running. Parte 3

Cuando llevamos mucho tiempo corriendo la monotonía nos puede invadir generando una falta de motivación. También puede ocurrir que nos estemos iniciando, este momento es clave, porque necesita mucha motivación para entrenar pues aún no vemos los resultados positivos pero si las agujetas. Te contamos algunos trucos para mantener la motivación cuando corremos.

  • Asegúrate de ir cumpliendo las metas. El plan de entrenamiento nos marca unos objetivos y un timing aproximado, recurriendo a él de forma frecuente podemos comprobar si estamos evolucionado de acuerdo al plan trazado por los profesionales. Además podremos sentirnos orgullosos de lo logrado cogiendo fuerzas para los siguientes retos.

  • Debemos valorar no solo el resultado, si no también el esfuerzo y la realidad en la que nos encontramos. No debemos pensar solo en el resultado, si no valorar en su conjunto. Al final la competición es un día y pueden pasar muchas cosas que hagan que no rindamos al 100%, por eso, hay que valorar el conjunto de nuestro entrenamiento y evolución.

  • Recuerda de donde vienen tus éxitos. Éstos vienen de tu trabajo diario y de ello, debemos estar orgullosos. Si el año pasado hicimos una marca genial, no debemos obsesionarnos con mejorarla, aunque éste pueda ser un objetivo válido; pero cómo comentábamos la competición con nosotros mismos debe ser saludable y deportiva.

¿Nos vamos de running? Coméntanos tu experiencia y cómo te mantienes motivado.

10 Claves para mantener la motivación en el running

Cuando llevamos mucho tiempo corriendo la monotonía nos puede invadir generando una falta de motivación. También puede ocurrir que nos estemos iniciando, este momento es clave, porque necesita mucha motivación para entrenar pues aún no vemos los resultados positivos pero si las agujetas. Te contamos algunos trucos para mantener la motivación cuando corremos.

  • Elige objetivos reales y que se ajusten a tus especificaciones físicas o médicas. Si los objetivos son demasiados fáciles nos aburriremos, por el contrario si son imposibles de alcanzar nos embargará la frustración. Por ello, la ayuda de un entrenador que nos planifique los ejercicios y objetivos resulta muy beneficiosa.

  • Entrenar en condiciones favorables. Las condiciones son básicas pueden favorecer la motivación o realizar el proceso inverso. Piensa si quieres compañeros a la hora de correr ¿te motiva correr solo? ¿o en compañía? Si eliges compañía debe estar en tu nivel físico, si no o te sobre esforzarás pudiendo derivar el lesiones o te aburrirás estando en un nivel más bajo. Otra condición es si prefieres correr en un gimnasio o al aire libre, es una elección muy personal pero debemos decantarnos por aquella nos haga más ilusión. La música, por otra parte, ha demostrado aumentar los niveles de serotonina lo que nos ayudaría a estar motivados.

  • Controla los niveles de motivación. La motivación es mala tanto por defecto como por exceso. La motivación nunca debe estar por encima del sentido común, llevándonos a forzar el cuerpo o ponernos objetivos imposibles. Durante la temporada de entrenamiento veremos que no todos los días estaremos igual de motivados. Crea una rutina para aumentar tu motivación en los días bajos: una lista de reproducción especial, nuestra camiseta favorita, objetivos atractivos y cercanos en el tiempo para siempre tener la satisfacción de lograr el objetivo,

¿Quieres saber más? No te pierdas nuestros próximos artículos.

¿Cuáles son vuestras claves para mantener la motivación?

LA FUERZA DE LA MENTE, PERSPECTIVA DE UN CORREDOR DE FONDO

AUTOR: JOSÉ RAMÓN SANTOS. Leyendo el estupendo post de nuestro compañero Miguel Lacaci quiero compartir con vosotros un aspecto que en mi opinión va unido al “mal llamemos formalmente en este caso” ADN de un deportista. Siempre he practicado deporte en mi vida y con la edad esa actividad rola hacia actividades donde la explosividad es sustituida por actividades de cadencias más pausadas, dedicándome ahora a correr fondo por montaña pero ese “ADN” lo llevo en mis neuronas.
No es objeto de este artículo glosar los múltiples beneficios -que pueden encontrarse en cientos de publicaciones y estudios- para nuestro organismo de practicar deportes; sino compartir con vosotros las sensaciones personales que a la Mente aporta esta “rutina de vida” y cómo se llega a este punto invitando a todos a que os animéis a la practica deportiva regular.Hay un componente intrínseco a la humanidad y a la naturaleza en general que es el afán de superación, mejora y adaptación al medio que no deja de ser una respuesta a la necesidad de supervivencia y eso marca en general la evolución.
Recuerdo allá por 2011 como corrí por primera vez 21kms por la montaña y como mi cuerpo me lo recordó durante varios (muchos) días y como yo calificaba por aquel tiempo de locura e insano correr un ultra (más de 80 kms). Llegado este punto actualmente esas barreras las he superado con una amalgama de elementos que quiero poner en valor ante vosotros porque esos hitos requieren unas adaptaciones magníficas y extrapolables a todas las facetas de la vida personal y profesional.
Ante todo prima el disfrutar de una manera sostenible no muy intrusiva de un entorno natural privilegiado en la cercana Sierra de Madrid; pero para los reacios, ¿Quién no tiene a mano esas alternativas sean en la propia urbe de Madrid u otras ciudades? Sólo ese aspecto recarga “las pilas” para afrontar las tareas diarias; os lo garantizo.Alcanzar esas metas requiere, a parte de una comprensión-coordinación por parte de nuestros entornos familiares, de una constancia y disciplina bien entendidas y no terriblemente sacrificadas en el entrenamiento, alimentación y hábitos saludables, sin llegar a los extremos en absoluto. Pero sobre todo se trata de educar y hacer uso de nuestros resortes mentales.
Una carrera de más de 80 kms por montaña requiere innumerables horas de esfuerzo físico sostenido y estar a merced de múltiples factores que pueden hacer que no se llegue a la meta pero quiero aportaros luz sobre el arma principal para el éxito que en general se desconoce; no es otro que nuestra Mente.

“La mente es principalmente quien sostiene el éxito absoluto de poder finalizar el reto.”

En primer término nuestra mente tiene que aprender a dosificar el esfuerzo en la medida de nuestras posibilidades reteniendo la innata impetuosidad de nuestro “ADN” de salir a “darlo todo” y debemos tener una estrategia de carrera estudiando los tramos, avituallamientos, el perfil, la climatología y nuestro estado físico-emocional previo, con el fin último de la meta y el disfrute con el reto.En paralelo nuestra mente nos tiene que “cuidar”, será ella la que nos marque que debemos reponer líquidos, sales, alimento con regularidad. Si la mente nos dice que estamos agotados y no disponemos de resortes intelectuales y emocionales para sobreponernos a esa objetiva fatiga física; terminaremos abandonando.
Del mismo modo se aprende a gestionar que si objetivamente tenemos una lesión o complicaciones de otro tipo; hay que saber decir basta o reordenar sobre la marcha toda la estrategia que sobre el papel teníamos planificada antes de la carrera. De una retirada meditada también se obtienen lecciones valiosísimas como son aprender a renunciar y por supuesto a perseverar en el futuro para intentar minimizar esos factores.Asimismo otras lecciones aprendidas son la solidaridad y ayuda al compañero en apuros como premisa de este tipo de carreras y la creación en ocasiones de solidas relaciones que se crean en horas de esfuerzo con personas hasta entonces desconocidas y que además en general no tienen un perfil intelectual afín al nuestro pero que tienen “un gen” común que nos hace a ambos estar allí.
La traducción es directa y tremendamente beneficiosa también en facetas profesionales que predispone a un orden y planificación mental. Nos posibilita enfrentar situaciones complejas y adaptarnos a entornos cambiantes o sobresfuerzos con relativa objetividad y permeabilidad.

En definitiva espero haber aportado un granito de arena al fin de este artículo sobre el poder de nuestra Mente vehiculando a través de esta afición no tan “de locos”, las innumerables armas que disponemos sobre nuestros hombros y no ligadas ni mucho menos al intelecto sino a nuestro afán de superación y mejora personal y profesional.

Un abrazo a tod@s
José Ramón Santos

Excesos en el running: 7 errores comunes. Parte 2

Si no estás haciendo un entrenamiento adecuado a tu forma física y tus posibilidades, te sentirás fatal y será contraproducente. Tu cuerpo se quejará y si además no estás llevando una buena alimentación, te falta descanso y te sobra estrés… Veamos los errores más comunes para no cometerlos.

FALSOS MITOS

  • La evolución lenta es una pérdida de tiempo. La motivación no debe convertirse en ansia y nublarnos el juicio. La evolución debe ser personalizada dependiendo de nuestra forma física inicial, lesiones, etc. Los tiempos de entrenamiento deben contemplar un ritmo que permita a nuestro organismo la asimilación de las sesiones, la recuperación de los daños sufridos y la regeneración del organismo.

  • En las competiciones soy peor que en los entrenamientos. Asumimos que igual la tensión psicológica de una competición puede ser una influencia negativa en nuestro rendimiento; pero en general, si somos capaces de correr ciertos kilómetros en el entrenamiento deberíamos ser capaces de hacerlo en la competición.
  • Acabar las sesiones con un sobre esfuerzo. Este mito ha estado muy presente en todos los deportes, los sobre esfuerzos o “darlo todo al final”  solo causan lesiones, el entrenamiento debe estar pensado de tal forma que los esfuerzos no superen la capacidad de nuestro cuerpo para reparar los daños.

  • El entrenamiento es sagrado. Es importante tener fuerza de voluntad y ser responsable con los entrenamientos, pero el sentido común manda: si estás enfermo, lesionado, te ha tocado trabajar hasta tarde, tienes compromisos sociales puntuales (bodas, despedidas, cumpleaños) y no estás descansado o es imposible asistir; pues mañana lo haces; el entrenamiento debemos adaptarlo a nuestra vida, si es un impedimento al final nos cansaremos de él y lo dejaremos por completo.

¿Qué consejos aportarías?