5 películas sobre atletismo que hay que ver

Estas semanas está teniendo lugar en Francia el Festival de Cannes, el certamen más importante del año. Conseguir un premio allí o recibir buenas críticas es la mejor publicidad que desean fervientemente los productores. Mientras que  Almodóvar, Refn, Assayas, Nichols o Park Chan-wook se pelean por la preciada Palma de Oro, nosotros os traemos 5 películas que todo amante del atletismo debería ver. Sigue leyendo

Anuncios

Corredor de fondo, la película

Hay muchas maneras de ver y de entender el atletismo, y el cine es una de ellas. Entre las escasas películas que hablan de este deporte, te recomendamos Corredor de fondo (Run Fatboy Run, 2007) dirigida por David Schwimmer, el que fuese Ross en Friends.

El enfoque de esta cinta protagonizada por Simon Pegg (Zombies Party o Star Trek: En la oscuridad), acaba por hacer del atletismo una excusa para una comedia bobalicona con chistes sobre las parejas y humor físico a través de homenajes al cine deportivo o incluso con propios gags relacionados con el atletismo.

Sin ofrecer nada nuevo, tal vez el efecto más revelador de la película dirigida por Schwimmer es la teatralidad de sus personajes, poniendo la base de la historia en la comedia y olvidando así otros géneros. La sobreactuación de Pegg y los personajes arquetipos (la mujer desconfiada, su nueva y perfecta pareja, el prota inseguro y el amigo soez) son las claves para dejarte llevar y disfrutar.

Corredor de fondo

La plana mayor de actores los hemos podido ver en otras comedias británicas, como la ya mencionada Zombies Party o Bienvenidos al fin del mundo, de Edgar Wright. Sorprende que la exmujer del protagonista es Thandie Newton, que conoció la fama gracias a Crash y a En Busca de la felicidad, cintas dramáticas.

Los mejores momentos sin duda, son aquellos donde la comedia traspasa las fronteras de la realidad y se convierte en pura ficción: Una ampolla del tamaño de una mandarina debido a correr sin hábito y momentos en los que se parodia la saga de Rocky. Por momentos, crees ver a Ross como papel protagonista, ya que Pegg evoca esas escenas histriónicas del personaje de Friends cuando se enfadaba con Rachel o le echaban del trabajo por depresión.

De refilón, de vez en cuando, por errores intencionados… el atletismo ocupa las bromas, las escasas alegorías y ejemplifica el sabor a fracaso. Una comedia ligera, que sin pretensiones y sin altas expectativas se puede disfrutar.