Aprende a respirar mientras practicas deporte

respirando3

La respiración es uno de los factores más determinantes a la hora de practicar cualquier tipo de deporte, si es aeróbico más aún. Según expertos una buena respiración influye en el rendimiento de los deportistas, además nos ayuda a prevenir la aparición de lesiones.

El saber respirar bien nos va a ayudar a tener un mayor aguante y resistencia e incluso en halterofilia a llegar a levantar un peso mucho mayor, ya que al respirar el oxígeno llega hasta nuestro organismo mediante los pulmones y es vital para el funcionamiento de los músculos, si nuestros músculos no están bien oxigenados no seremos capaces de hacerlos funcionar bien, y nos costará más de la cuenta practicar cualquier rutina deportiva. Un deportista medio consume de oxígeno durante un esfuerzo intenso hasta 30 veces más que el que tiene en reposo, de ahí la importancia de mantener una buena respiración.

 Ahora viene la pregunta del millón, ¿cómo debemos respirar?

Lo habitual es coger aire por la nariz y expulsarlo por la boca, pero hay personas que lo hacen de las dos maneras. Da igual como lo hagas, pero hazlo como sea te más cómodo y natural para ti. La respiración por las fosas nasales tiene la ventaja que el aire entra en los pulmones más limpio que por la boca y en condiciones adecuadas de temperatura y humedad. Aunque cuando estamos fatigados es normal hacerlo por la boca ya que para nuestro cuerpo requiere un menor esfuerzo el hacerlo por ese orificio que por la nariz.

El siguiente paso es intentar coger aire con el diafragma, hasta llenar la cavidad pulmonar por completo. El abdomen se hinchará y a continuación, debemos expulsar el aire del todo. Para hacerlo de forma efectiva es muy útil concentrarte en tu propia respiración. La práctica del ejercicio desarrolla la capacidad pulmonar y ejercitará la musculatura que está relacionada con los órganos respiratorios, lo cual hará que mejoremos dicha capacidad.

El último consejo es intentar llevar un ritmo constante, que te sea fácil de mantener, sin forzar, y que te permita incrementar o disminuir según las condiciones propias de la carrera.
Si respiramos de forma rápida y superficial no llegará suficiente oxígeno a los músculos, se acelerará el corazón y nuestro cuerpo para compensarlo incrementará las demandas de oxígeno y como resultado terminaremos más cansados de lo habitual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s