Kilómetros basura

Kilómetros basura

Correr ha sido el ejercicio del que más hemos hablado en este blog. Siempre hemos incidido en el esfuerzo que requiere, pues los resultados llegan por el compromiso y lo serio que nos tomemos esta actividad física. Claro que, dicho esto, no quiere decir que uno se ponga a hacer running de una manera loca todos los días. Como con todo, correr tiene un límite que debemos respetar si no queremos que los kilómetros realizados se conviertan en un problema más que en una solución. Estos son lo que llamamos Kilómetros basuras y es de lo que hablaremos hoy.

Seguro que siempre has escuchado eso de “calidad antes que cantidad”. Y razón no le falta a la dichosa frase. Cuando nos tomamos en serio el arte del running, ya sea por ponernos en forma o porque nos queremos preparar para una maratón, nos obsesionamos con los kilómetros que conseguimos correr los días de entrenamiento. Muchas veces esperamos que cada sesión vaya a más y consigamos sobrepasar la marca anterior. Incluso cuando nuestro cuerpo nos dice basta, hacemos caso omiso y salimos a completar la sesión para no perder ni un día. Y es que desviarse un poco de la planificación establecida lo consideramos como una decepción.

¿Qué son los kilómetros basura?

Y aquí es donde entra en juego el término “kilómetros basura”. ¿Existe la calidad en el running? ¿Correr mucho no es siempre sinónimo de superación? Leyendo por Internet o a profesionales, se pueden encontrar varias acepciones como las siguientes:

  • Según algunos, los más obsesionados con la distancia recorrida cada día, y en un alarde desesperación para añadir kilómetros a su plan de entrenamiento, cuentan hasta los metros recorridos cuando corres por la calle para llegar a algún sitio, como por ejemplo al autobús. Suena ridículo, pero los hay.
  • Para otros, el término “kilómetros basura” serían aquellos que se  hacen de más en los entrenamientos. Si hoy te toca correr 6 kilómetros y corres 8, esos 2 kilómetros extras no aportan nada.
  • También están los que dicen que lo que corremos para calentar no cuenta.
  • Finalmente, podemos encontrar a expertos que dicen que los kilómetros que corremos al día siguiente de realizar un entrenamiento duro tampoco sirven para nada.

Como vemos, parecen que no se aclaran algunos de ellos, pero estaría bien dejar una serie de puntos aclarados.

Primero, el recorrido que realizamos antes de un entrenamiento es para eso: calentar. Tiene una función específica, por lo que no sería justo meter esos kilómetros (o metros) dentro de la categoría de basura.

Lo mismo podríamos decir para cuando salimos a correr al día siguiente de un entrenamiento duro. Su función es la de recuperación. Y si eres de los que piensan como los anteriores, no tienes más que hacer un experimento. Una semana prueba a no correr tras entrenar duramente y, luego, otra donde sí corras. La diferencia la notarás.

Los que sí consideramos basura serían aquellos que no aportan nada a un entrenamiento, ya que no tienen una función específica. También meteríamos en este saco a aquellos que convierten un entrenamiento de recuperación en uno duro. Pues lo único que te darán es fatiga e impedirán que tu cuerpo se recupere completamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s