Cómo evitar el flato al correr

Cómo evitar el flato

El flato, aquel dolor insoportable en la parte del abdomen, es el enemigo al que más tememos cuando salimos a correr. Su origen es un tanto desconocido y hoy en día es imposible explicar el por qué, así que tan solo podemos hablar de hipótesis a la hora de referirnos a su origen. Lo que sí parece seguro es que se debe a varios factores y no a uno solo, pero es complicado saber cuándo aparecerá debido a un motivo y cuándo a otro. Aun así, somos capaces de enumerar diferentes pautas que ayudan a prevenir la llegada del flato.

Consejos para prevenir el flato

– Correcta respiración

Como venimos hablando estos días, controlar la respiración es muy importante para evitar la falta de oxígeno que originamos al respirar de una forma errónea. En la entrada anterior os dimos unos consejos de cómo llevar a cabo la respiración mientras corríamos.

– Forma de correr

Al igual que no todo el mundo sabe respirar bien, lo mismo pasa a la hora de correr. Aquí entran en juego dos factores: La técnica de cada uno y la utilización de un calzado adecuado. Claro que hacer esto correctamente no solo hará que no aparezca el flato, sino que prevendrá lesiones importantes de las que ya hablamos hace unas semanas.

– Comer unas horas antes de correr

Comer al menos dos horas antes de ponernos a correr es otra de las pautas para que el flato no aparezca en escena. Es importante realizar una buena digestión y controlar lo que comemos, evitando sobre todo, y en mayor medida, la sal,  el azúcar y la grasa.

– Hidratarse adecuadamente

Hace una semana os enseñamos las bebidas recomendables a la hora de hacer ejercicio. Si vamos a ingerir líquidos en plena carrera, trataremos de hacerlo mediante sorbos pequeños y no grandes.

¿Y si ya tenemos flato?

Si ya es demasiado tarde para los consejos citados anteriormente, no queda otra que hacer caso a una serie de técnicas que podrían ser de tu ayuda. Para empezar, cuando el flato ya ha aparecido, aprieta con la mano la parte del abdomen por donde viene el dolor. Probar a tensar el abdomen puede también ser una buena idea para que las molestias disminuyan. Otra opción es parar y estirar el tronco para relajar la zona.

Si nada de esto te ha servido y el dolor es muy intenso pues lo más recomendable será parar completamente de hacer ejercicio. Nunca esfuerces más de lo debido.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s