Si bebes no corras

No, esto no es un intento de promover la abstinencia entre los corredores, pero sí una advertencia sobre los peligros de asociar el consumo de alcohol y los entrenamientos.

BEER2-articleLarge

Cuando bebemos una cantidad moderada, como dos latas de cerveza o tres vasos de vino, el alcohol se absorbe en el sistema digestivo y cae en nuestro torrente sanguíneo con el fin de ser metabolizado y expulsado finalmente. Este proceso de metabolismo del alcohol es también un estrés fisiológico para el cuerpo e interfiere directamente en nuestra condición física.

Somos plenamente conscientes del papel del alcohol en la vida social de las personas, pero a pesar de estas circunstancias, somos categóricos al decir que no se debe entrenar en un período de menos de 12 a 24 horas (dependiendo de la cantidad ingerida) después de haber bebido debido al riesgo que puede causar a la salud del atleta. Así que si fuiste a cenar con amigos la noche del viernes y tomaste 3 vasos de vino, despierta después de 8-10 horas de sueño, toma un buen desayuno rico en carbohidratos, hidrátate abundantemente a lo largo el día y entrena al menos 12 horas después de la final de la cena.

Entre los muchos efectos nocivos que el consumo de alcohol puede resultar en nuestro cuerpo durante la actividad física los más destacados son:

El deterioro de la función psicomotora: lo que se traduce en un gesto mecánico menos eficiente y un mayor riesgo de lesión.
Disminución del glucógeno muscular y la glucosa en sangre: propensando una pérdida significativa de combustible para la realización de la carrera y aumentando el riesgo de eventos de hipoglucemia.
Alteración de la regulación térmica: proporciona una mayor pérdida de calor favoreciendo las pérdidas importantes de líquido
Aumento de la pérdida de líquidos por el riñón: el alcohol tiene un efecto inhibitorio sobre la hormona antidiurética, aumentando la excreción renal de líquido. Este proceso favorece la deshidratación y los trastornos electrolíticos (pérdida de sodio, cloruro y otros electrolitos importantes para las funciones fisiológicas).
Aumento del catabolismo muscular: de lo que resulta la pérdida de fuerza, potencia y masa muscular.
Mayor riesgo de arritmias cardíacas: favoreciendo trastornos del sistema cardiovascular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s