Correr sólo o acompañado

Cuando salimos a entrenar suele ser difícil que consigamos un compañero de carrera por incompatibilidad de horarios, a no ser que nos apuntemos a un grupo de gimnasio o del barrio. Hoy queremos contaros las ventajas de correr solos o con compañía.

Ventajas de correr sólo

Tú decides: Al correr en solitario tenemos libertad a la hora de elegir cuándo nos entrenamos, dónde entrenamos y cuánto vamos a correr en esa sesión. Tú te planificas cómo y cuándo quieras sin ataduras.

A tu ritmo: Al correr solos no tenemos que preocuparnos de adaptarnos al ritmo de otra persona, puedes llevar el ritmo que nosotros queramos, cambiar de intensidad a mitad de entrenamiento, alargar o acortar una serie, todo sin tener que preocuparnos de estar alterando el entrenamiento de otras personas.

Evasión: Para mucho gente salir a correr es una forma de liberación de la rutina diaria. Supone un rito para desestresarnos quemando unas calorías y despejar la mente. Además al correr sólo podemos acompañar la marcha con música que nos ayudé a liberarnos de tensiones y a hacernos sentir mejor.

Sin estrés: si cuando estás empezando a correr sales con un grupo puede que te sientas muy agobiado pues deber mantener el ritmo del grupo y adaptarte a ellos., por ello una de las ventajas de correr sólo es que si estamos empezando nos libramos de todas esas dificultades.

Disciplina: si establecemos un horario de entrenamientos y nos ceñimos a él mantendremos una saludable rutina, y esa disciplina se trasladará a otros ámbitos del día a día.

Ventajas de correr en grupo

Estímulo: Si corremos acompañados perdemos esa libertad de ir a nuestro ritmo y seguramente querremos adaptarnos al ritmo de los compañeros y por qué no superarles. Por eso correr en compañía puede suponer un estímulo para mejorar nuestras marcas.

Más divertido: al ir con otras personas cuando el ritmo de carrera nos lo permita podemos ir charlando con nuestro compañero y el entrenamiento se hará más ameno, el tiempo pasará más rápido por lo que pensaremos menos en el cansancio.

Ayuda: al correr en compañía si sufrimos una lesión podremos contar con los compañeros en caso de necesidad.

Sin monotonía: nuestros compañeros estarán ahí para ayudar a que algo en principio monótono no lo sea tanto. Cada día que salgamos a correr aunque hagamos el mismo ejercicio, por el mismo recorrido, las personas que nos acompañan harán que cada día sea distinto.

Conocer gente: apuntarnos a un grupo de corredores en el gimnasio o en nuestro barrio es una buena forma de conocer a gente nueva y hacer nuevas amistades.

Como veis cada opción tiene sus ventajas y desventajas pero ambas siempre nos ayudarán a distraernos de la rutina diaria y a mantener una vida saludables. Y a ti ¿te gusta salir a correr sólo o acompañado?

Fuente: runningforrunners

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s